lunes, 12 de diciembre de 2016

9- Un método de exorcismo áurico



            En esta escuela interna se han ofrecido diferentes métodos para la regeneración energética y la limpieza mental y del aura. En esta oportunidad se ofrece una técnica (comprobada eficientemente por el mismo escribiente) para expulsar frecuencias astrales negativas e insidiosas que se acerquen al aura del estudiante para molestarlo y fastidiarlo. Es necesario saber que a los estudiantes ya intentan profundizar en los estudios esotéricos, así como a los místicos que están despertando a la Realidad Suprema, se le pueden presentar agentes anticrísticos para cortar su camino y sus actividades. Este es un tema bien conocido desde los tiempos antiguos por todas las escuelas mistéricas, y es conocido por las grandes religiones el tema de la incesante lucha entre el Bien y el Mal que acontece fundamentalmente en el plano astral (con efectos en el físico).
            Este conocimiento ha llevado a las grandes religiones y a las escuelas ocultistas a la necesidad de conocer métodos para liberarse de las entidades oscuras que llegan para interrumpir el paso al discípulo e impedir las acciones direccionadas al Bien y alineadas con el Plan Divino.
            El exorcismo, tema muy polémico y que parece “de fantasía” para muchos, pero que es real para los que ‘conocen’, puede realizarse por diferentes métodos y/o ritos religiosos. Cada escuela o religión tiene su método, pero todas coinciden en el propósito: “la expulsión del intruso”, es decir, del agente anticrístico que ha invadido el aura, y, en el peor de los casos, hasta el cuerpo físico del ser humano.
            Llamamos invasión y/o infección astral, en forma genérica, a las interferencias oscuras sobre el aura y/o el cuerpo del ser humano. Para su estudio y comprensión se pueden considerar estas infecciones psíquicas básicamente como de dos tipos:
1.    La que influye sobre el aura o campo magnético.
2.    La que ha logrado penetrar en el cuerpo físico y comandar el sistema nervioso del individuo.
La segunda, por supuesto, es mucho más grave; y entre ambas hay tipos y niveles de infección, pero con conocer esta base conceptual básica ya será útil para los estudiantes.
            La técnica expresada a continuación no presenta ritología compleja y se verá y comprobará que, no por su simpleza significa que sea menos útil y efectiva. Esta forma de proceder a la Liberación está especialmente sugerida para los casos del primer tipo de infección, de “aprisionamiento del aura” del individuo por entes oscuros del bajo astral que, por alguna razón, se han dispuesto a neutralizar e inmovilizar al estudiante afectado. Aunque el método es indicado especialmente a esos casos de fuerte infección áurica, puede ser también efectivo en casos donde la infección e intrusión ha llegado al cuerpo físico afectando sus funciones (2° tipo), especialmente al cerebro y al sistema nervioso, lo cual se conoce esotéricamente como ‘obsesión’ (no confundir con el mismo vocablo que es empleado en psicología, porque no tiene nada que ver). La obsesión es conocida popularmente como “posesión diabólica”.

            En primer lugar, lo que puede llegar a ser más difícil es “el correcto diagnóstico” de la infección astral y su tipo. Un clarividente astral puede ver con claridad al intruso anticrístico (o “a los intrusos”, porque suelen ser más de uno) aprisionando el aura del individuo como para que no se pueda mover, pensar o sentir con libertad, o puede ver al ente ya en el interior del aura o del cuerpo del infectado. El vidente astral entrenado podrá verlo, pero esa no es la única manera de advertirlo. El sensitivo podrá “sentir” la infección (aunque no pueda definir claramente su tipo) y el intuitivo puede “saberlo” instantáneamente ni bien ve a la persona afectada. La Intuición es como “un relámpago” de claridad inmediata.
Además existen síntomas de la intrusión e infección astral que pueden ser observados para hacer un diagnóstico del afectado, pero hay que saber que hay infecciones psíquicas ‘livianas’, ‘pesadas’, y ‘muy pesadas’. Estas últimas son las que reciben el nombre de posesión u obsesión, mientras que las livianas son simplemente “suciedades en el aura” (formas de pensamiento de orden inferior, por ejemplo, del mismo individuo o que otros proyectaron sobre el individuo), que pueden retirarse con limpiezas del aura con los métodos antes ofrecidos). Una infección astral ni ‘liviana’, ni ‘muy pesada’ (posesión), puede ser justamente el ataque psíquico de entidades oscuras sobre el aura del discípulo, pero sin lograr entrar en su cuerpo y dominarlo, aunque sí pueden producir tormentos emocionales y algunos accidentes, como golpes, torceduras, tropiezos, quemaduras, etc. (que casi nunca llegan a ser graves por la propia protección interna del estudiante).
            Cuando lo que ocurre es una infección astral más pesada o muy pesada, esto se nota en la ira incontenible, la maledicencia y el mal carácter de la persona, sumada a un  cambio repentino de actitud; es decir, de estar normal y bien la persona pasa a estar enfurecida, malhumorada, agresiva, sin aparente razón. Puede sentir además síntomas de malestares físicos, estomacales, descomposturas, y como una electricidad nerviosa muy molesta por el cuerpo (en especial por las piernas, la zona baja del cuerpo), entre otros síntomas. También se puede sentir como un aprisionamiento, como una sensación de obstrucción interior, de inmovilidad, además de repentina angustia, sentir que la vida no tiene sentido, o ira desbordante sin razón consciente…, etc.
Lo peor y más pesado es cuando la persona pierde noción de su identidad y comienza a cometer actos que en pleno dominio de su voluntad jamás haría, (siendo este el caso típico de obsesión o posesión). Pero no hace falta que la situación esté en este nivel para realizar este tipo de Liberación.
           
            Para este método de Liberación no hace falta que la persona afectada esté presente en el mismo sitio, porque es un tratamiento mental-astral, no físico.
Si bien un estudiante preparado, con decisión y Fe puede realizar solo este trabajo, si es posible es mejor que dos o más estudiantes realicen el mismo procedimiento de Liberación al mismo tiempo, fundamentalmente cuando, después de realizarlo solo, el estudiante observa, por los síntomas en el paciente, que la tarea no ha concluido. Esto último puede suceder, por ejemplo, si la interferencia astral es pesada y añeja; con lo cual a veces es necesario repetir el procedimiento de Liberación varias veces y tanto como sea necesario hasta que ‘la legión oscura’ ceda y sea expulsada. A veces ocurre que ‘la’ o ‘las’ entidades se van al momento del exorcismo, pero luego regresan porque aún encuentran débil y desprotegido al individuo. Por eso es importante fortalecer al hermano tratado, es decir ‘fortalecer su aura’ como se describe en el método más adelante, y hacer cruces alrededor de su aura y alguna oración por su alma cuando finaliza el tratamiento de Liberación.
En este proceso, cuando existe mucha resistencia de la oscuridad obsesiva (que es como “una garrapata astral”), el estudiante, al buscar ayuda en otros estudiantes preparados y decididos, puede ir agrandando el grupo operador de la Liberación hasta llegar a ser, por ejemplo, 7 individuos (o más) actuando al mismo tiempo y con el mismo fin.  De esta manera la fuerza unificada se acrecentará para ayudar al afectado.
Es importante mencionar que así como a Fe en el Poder de Sol Crístico es lo principal en este tipo de Labor, es importante también saber que ‘el miedo’ es lo más contraproducente, porque es lo que “baja la vibración” y favorece la acción de las fuerzas oscuras. Por eso, solo los estudiantes que no tienen miedo podrán aventurarse en este tipo de servicio; el resto…, es mejor que se abstenga.
Aquí solo se dan los pasos de método, la Fe es de cada estudiante.
*      El método consiste en pedir permiso al Yo Superior de la persona afectada, y luego, sintonizar con el Sol Interior (como en esta escuela se ha enseñado o como intuya el estudiante) pidiendo ser “instrumento del Sol Crístico en la acción a llevar a cabo.
*      Seguidamente visualizar a la persona afectada e imaginar su aura rodeando a su cuerpo físico y llenarla de Fuego Violeta.
*      Luego, echar fuera del aura a las energías intrusas con energía. Sacarlas a la fuerza, “a puñetazos, codazos y patadas energéticas”  mientras se dicen frases, mentalmente, como “fuera de este campo Ahora”, “yo te expulso en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, “fuera, fuera, fuera”, etc. Dejarse guiar intuitivamente. No olvidar que en ese instante el operador es instrumento del Cristo Interior.
*      Al finalizar cubrir el aura de la persona con colores armonizantes, con la intención de proteger su aura, sanarla y fortalecerla.
*      Agradecer al Cristo con las manos sobre el pecho.


Amén.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario